Tres consejos para que el bebé desarrolle su inteligencia emocional: mírale, háblale y reacciona a sus emociones

Tres consejos para que el bebé desarrolle su inteligencia emocional: mírale, háblale y reacciona a sus emociones

Publicidad

Hace tiempo que sabemos que la inteligencia de una persona, la que se mide con los test de inteligencia que nos llegan a decir cuál es el cociente intelectual, no es predictiva del éxito que pueda llegar a tener en la vida. Todos conocemos a personas muy inteligentes que no han llegado a ser felices en su vida y a personas menos inteligentes que sí han acabado trabajando en lo que querían y sí han sabido ser las personas que querían ser.

Esta diferencia sucede, muy probablemente, porque las decisiones que toma una persona, la manera en cómo se relaciona con los demás, la seguridad en sí mismo y otros valores muy importantes no vienen dados por la inteligencia de la que hablamos, sino por la inteligencia emocional, muchas veces más importante que la otra. Es una inteligencia que, como digo, nos ayuda a ser socialmente competentes, a entender el mundo de las emociones, a tener seguridad en nosotros mismos y, como consecuencia, a ser probablemente más felices.

Muchas madres y muchos padres se preguntan cómo podrían ayudar a sus hijos a desarrollar su inteligencia emocional. Pues hoy os damos tres consejos: mírale, háblale y reacciona a sus emociones.

En los colegios ya se empieza a hacer

Esto va muy despacio, muy poco a poco, y aún falta mucho tiempo para que el cambio sea definitivo, pero cada vez más se está intentando trabajar en los colegios de esta manera, tratando de desarrollar la inteligencia emocional de los niños. Quiero decir que de un tiempo a esta parte, se está intentando enfatizar un poco menos en el desarrollo de las capacidades racionales, cosa que se hacía a costa de olvidar mucho su mundo emocional, y tratar de equilibrar la balanza, atendiéndoles cuando lloran, escuchando sus problemas, dialogando con ellos, negociando, buscando el entendimiento, haciendo uso de la empatía, no para consentirles, sino para hacerles sentir comprendidos.

Vamos, que en los primeros años, ya no se intenta (o no se debería intentar) que leyeran cuanto antes, que aprendieran a pintar cuanto antes y que hicieran fichas, unas tras otras, para desarrollar su inteligencia racional, sino que tratan (o deberían tratar) de ayudarles a ser buenas personas, a comunicarse, a relacionarse, a compartir espacio, a compartir emociones, a sentirse queridos, a respetar a los demás, etc. con mucho juego de por medio y así, a la vez que juegan, aprenden.

¿Que de dónde estoy hablando? Pues de ningún colegio ni guardería en concreto, pero sí de uno que existe en mi mente en base a diversos centros que empiezan a hacer las cosas bajo esta filosofía. Ninguno es perfecto ni ideal, pero ya empieza a verse la intención.

De igual modo, cada vez hay más profesionales educadores, de la salud y de la psicología que rechazan el conductismo, los castigos y los chantajes emocionales y que aconsejan ver al niño, no como un estorbo que solo trata de lograr su propio beneficio (a veces maléfico), sino como una persona en formación y en desarrollo con muchas inquietudes que deben ser potenciadas o, a veces, limitadas, para lograr una salud emocional correcta que le permita vivir en cierta armonía con otros niños.

Pero antes de llegar al colegio, hay mucho que hacer en casa

Ya digo, cada vez hay más profesionales que siguen esta línea de actuación, pero muchas veces se encuentran con verdaderos escollos: niños que vienen muy quemados de casa. Y cuando digo quemados, me refiero a que vienen resabiados, enfadados, con muchas carencias emocionales y que tratan de imponerse allí donde quizás tengan un poco de éxito. Ya que en casa no logran sentirse importantes, porque sus padres no les hacen sentir bien, buscan sobresalir allí donde tienen más posibilidades de conseguirlo. Para muchos profesionales, y más cuando tienes a más de 20 niños, resulta muy difícil trabajar las emociones cuando hay niños a los que hay que reconducir. Vamos, para ser claros, que cuesta mucho despertar la curiosidad de los niños, enseñarles juegos y buscar la sintonización con ellos y entre ellos cuando tienen que perder tiempo en educar desde cero a niños que ya deberían venir educados de casa.

Así que, ahora sí, yendo al grano, los padres tenemos que hacer por nuestros hijos todo lo posible para que crezcan y se desarrollen, no sólo físicamente, sino también como personas, sus mentes, sus cerebros, su mundo emocional.

Para ello hay tres consejos muy simples de explicar y muy simples de llevar a cabo, que os cuento a continuación.

Mírale

La gente piensa que se está comunicando con los demás solo cuando les habla. Esto no es así. Además de la comunicación verbal, disponemos de la comunicación no verbal, y muchas veces dice más que la otra. ¿Qué nos está diciendo alguien a quien le hablamos y que, en medio de la conversación, se pone a mirar tu teléfono móvil? Pues básicamente, que "desconecto de lo que me estás contando". ¿Qué nos dice alguien que mientras le hablamos se acerca y nos mira más profundamente? Pues que nos está escuchando activamente.

Los bebés no sólo se comunican con nosotros cuando lloran. También lo hacen cuando nos tocan, cuando les cogemos y sonríen y cuando nos miran. A veces hacen algo y buscan una respuesta, una mirada. El contacto visual con el bebé le demuestra que estamos ahí, que le vemos, que sabemos que está y estamos por ellos. Y además, si esa mirada es positiva, si tenemos un gesto tranquilo y amigable en el rostro, percibirá el cariño, el amor, produciéndose un mejor desarrollo cerebral (de igual modo que el contacto piel con piel hace que los niños engorden más y se desarrollen mejor, el contacto visual, cuando son capaces de evaluar nuestro gesto, también les ayuda).

Háblale

Mirarles les ayuda, claro, pero eso no es todo, hablarles, sonreírles, explicarles las cosas que hacemos o vamos a hacer, les ayuda también en la comprensión del lenguaje, les ayuda a hablar antes y, por lo tanto, les ayuda a comunicarse. Y no solo eso. Cuando le diriges tu voz y tus palabras, cuando le hablas, le estás dedicando tiempo y contacto visual. Eso ayuda a los niños a saber que mamá está ahí por ellos y con ellos y eso les ayuda a sentirse importantes en tu vida. Ojo, no es que tengan que sentirse los más importantes, ni nada por el estilo, es simplemente sentirse uno más, sentir que mamá le quiere, que es suficiente para poder construir una autoimagen saludable y para tener una buena autoestima.

Reacciona a sus emociones

Papá y bebé

Cuando se ríe, puedes reírte, cuando llora, puedes hacerle mimos, cantarle, hablarle, cuando tenga un problema y te lo explique puedes mostrar con tu voz y con tu gesto que le escuchas, que intentas comprenderle y que puedes tratar de ayudarle. Puedes ser, en cierto modo, el espejo visual de sus emociones, y esto le ayudará a entender sus propios sentimientos, a conocerlos y a ser capaz de mostrarlos cuando lo considere oportuno.

Cuando esto no sucede

Si la madre no hace de espejo, si no exagera la expresión, el tono de la voz (no es lo mismo gritar un "¡pero qué feliz está mi niño!" a decir aburridamente y de manera monótona, como quien habla con un caracol, "pero qué feliz está mi niño"), si no le mira lo suficiente, si no está ahí, si no demuestra emociones, el niño acabará haciendo lo mismo que su madre. Será una persona más racional que emocional y evitará, en la medida de lo posible, mostrar sus propias emociones. Y ya no solo eso, cuando alguien no es capaz de mostrar emociones, cuando las evita, tiende a hacerlo también con las emociones de los demás. Puede llegar a sentirse incómodo al ver las muestras de júbilo de los demás, o incómodo ante la visión de alguien sufriendo, o llorando.

Incapaz de expresar las suyas propias e incapaz de ayudar a los que las expresan, puede llegar a evitar tener relaciones personales con el fin de evitar entrar en el mundo de las emociones, sintiéndose siempre más cómodo en soledad que acompañado de personas más cálidas o más abiertas a contar sus sentimientos.

Sí, ya sé que he descrito a un adulto muy retraído y antisocial, pero es que sin llegar a ese extremo, muchos adultos son un poco así, un poco incapaces, un poco incompetentes emocionales, con dificultades para establecer nuevas relaciones sociales, para hacer amigos, e incapaces de tener una relación amorosa duradera por no ser capaces de demostrar el amor que sienten (si es que lo sienten). Y todo ello porque cuando fueron pequeños alguien logró que, de verdad, se sintieran pequeños como persona, infravalorados, invisibles, porque no les miraron lo suficiente, porque no sintieron que hablaran con ellos y porque no dieron validez a sus emociones.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | El cerebro del bebé, El cerebro del bebé: cómo ayudar a su correcto desarrollo (I) y (II), La importancia de educar a las niñas en la inteligencia emocional

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio