Las madres que eligen no amamantar deben ser respetadas

Las madres que eligen no amamantar deben ser respetadas

Publicidad

Es innegable que la leche materna es el mejor alimento para el bebé con múltiples beneficios para su desarrollo, pero la lactancia materna no es siempre un camino de rosas y hay circunstancias que hacen que algunas madres, por el motivo que sea, decidan no dar, o dejar de dar el pecho a sus recién nacidos. Muchas de ellas dicen sentirse presionadas por su entorno por "tener" que amamantar como si fuese una obligación, pero desde luego las madres que dan el biberón no son menos madres que las que amamantan puesto que la forma de alimentar a tu bebé no te define como madre.

En esa línea se ha pronunciado la Royal College of Midwives (RCM), la Asociación de Matronas del Reino Unido, que ha actualizado su posición oficial sobre la lactancia materna y dice que las madres que eligen no amamantar deben ser respetadas.

Una elección informada

La directora ejecutiva de la RCM, Gill Walton, considera que las mujeres deben estar en el centro de su propia atención y que tanto las parteras como los trabajadores de apoyo a la maternidad deben promover una elección informada.

"Si, después de recibir la información, el asesoramiento y el apoyo adecuados sobre la lactancia materna, una mujer opta por no hacerlo, o por dar fórmula y por amamantar, su elección debe respetarse".

Hay mujeres que no quieren o no pueden amamantar, y se les debe brindar el apoyo adecuado si toman una decisión informada sobre el biberón.

"Se les deben dar todos los consejos y el apoyo que necesitan sobre la preparación segura de biberones y la alimentación receptiva para desarrollar un vínculo cercano y afectuoso con su bebé"

La organización también reconoce que quienes eligen amamantar necesitan más apoyo y no deben sentirse avergonzadas por dar el pecho en público.

Recordemos que la OMS recomienda que, siempre que sea posible, los bebés sean amamantados exclusivamente durante los primeros seis meses de su vida, y luego continuar la lactancia materna durante hasta dos años o más, junto con la introducción de alimentos sólidos.

biberon

Tasas de lactancia materna muy bajas

Es curioso que se hayan pronunciado de este modo precisamente en Reino Unido, uno de los países con peor tasa de lactancia materna del mundo. Según un estudio llevado a cabo por UNICEF en 2016 y publicado por el Comité de Lactancia Materna de la AEP, el 77% de las madres inglesas optan por dar el pecho cuando dan a luz, pero sólo un 12% continúa amamantando a los dos meses, y menos del 1% lo hace más allá de los cinco o seis meses de vida del bebé.

En su desesperación por aumentar las pobres tasas, ha impulsado una iniciativa para recompensar económicamente a las madres que den el pecho a sus bebés en lugar de biberón. Pero en cualquier caso, las matronas quieren dejar claro que las madres que elige dar biberón deben ser respetadas.

La presión por amamantar

Hay comentarios que se dicen sin conocer las circunstancias personales y que pueden hacer mucho daño a una madre reciente, como "no lo has intentado lo suficiente", "debes hacerlo por tu bebé" o "todas las madres pueden amamantar". La presión social puede hacer que las madres tengan que enfrentarse con frecuencia a los juicios de los demás o sentirse culpables por no poder o querer dar el pecho a sus bebés.

Según los datos de una investigación realizada en 2016 por la Universidad de Liverpool en base a la experiencia de más de 1.600 madres recientes, de las 890 que alimentaron con fórmula, el 67% dijeron sentirse culpables, el 68% se sintieron estigmatizadas y el 76% sintieron la necesidad de defender su elección de alimentación.

Una mala experiencia con la lactancia repercute en la confianza de las madres recientes, incluso tener una lactancia dolorosa o que no sea exitosa, puede ser una de las causas de que las madres padezcan depresión postparto.

Para que esto no ocurra y estar lo mejor preparada posible para las situaciones que pueden presentarse al nacer tu bebé, lo más recomendable es informarse muy bien durante el embarazo, así como buscar asesoramiento y apoyo de profesionales que puedan ayudarte si algo no va bien.

No es una decisión fácil

Cuando el bebé ha nacido, las primeras horas y días son clave para el inicio de la lactancia materna. Sin embargo hay mujeres que no reciben el apoyo o el asesoramiento necesario y se encuentran con dificultades que no pueden resolver. El bebé lleva horas, días, enganchado al pecho y aún así llora continuamente porque tiene hambre, mientras que la madre siente dolor (tanto físico como anímico) porque no puede satisfacerle y se genera un círculo vicioso que la hace sentir culpable y llorar.

Te sientes frustrada por no poder cumplir con el deseo que has tenido desde que estabas embarazada de alimentar a tu bebé con tu propia leche y empiezas a plantearte dejarlo. Son madres que lo han intentado y que a pesar de no desearlo, al sufrir ellas y ver sufrir a su bebé, no vieron más remedio y tomaron la decisión de elegir el biberón.

Desconocemos lo que hay detrás de la decisión de cada mujer, por lo que ha pasado y lo que ha sufrido, por lo que aunque no la compartas o en su lugar harías otra cosa, es su decisión y nada tienen los demás que opinar.

Asimismo, hay madres que deciden desde un primer momento no hacerlo, ni siquiera intentarlo y es una decisión muy personal que también debe ser respetada.

Más empatía

Por tanto, practiquemos más la empatía y menos los juicios. Hace falta más apoyo para las madres recientes, tanto por parte de su entorno (pareja, familiares, amigos) como de parte de los profesionales sanitarios.

Vía | BBC
En Bebés y más | Tres razones por las que las madres que dan el biberón merecen el mismo respeto que las que amamantan, Se puede dar amor con teta y biberón: lo demuestra esta preciosa foto de una madre que amamanta y da el biberón a la vez, Sincerando la lactancia materna, mis tres experiencias con sus luces y sombras

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio