Más empatía en la lactancia: algunos padres consideran que puede ser una causa de depresión postparto

Más empatía en la lactancia: algunos padres consideran que puede ser una causa de depresión postparto

Publicidad

¿Cómo consideras que fue tu lactancia? Para algunas madres, fue una experiencia hermosa que compartieron con su bebé y que lograron llevar a cabo de manera exitosa. Pero para otras, la lactancia no fue lo que esperaban, ya sea porque tuvieron problemas para iniciarla y mantenerla, y más que una experiencia placentera, fue algo muy doloroso.

En el caso de las madres en el segundo grupo, el hecho de tener una lactancia que no haya funcionado, puede ser algo desalentador y que les desanime. Algunos padres creen incluso, que al no tener las madres recientes la lactancia que esperaban, ésta podría ser un detonante para la depresión postparto.

De acuerdo con una encuesta realizada por Priory Group en Reino Unido a más de 1.000 padres, el 80% de ellos considera que el tener una lactancia dolorosa o que no sea exitosa, podría ser una de las causas de que las madres padezcan depresión postparto.

La doctora Kathryn Hollins, consultora de Priory Group, comenta que hace falta más apoyo tanto emocional como práctico para las madres lactantes, especialmente al inicio de sus lactancias:

"Las madres recientes necesitan ser motivadas de manera amable para explorar todas las razones por las cuales la lactancia parece no funcionarles bien, y toda esa presión excesiva -aunque bien intencionada- de profesionales de la salud y otras personas, podría causar más daños que beneficios", comenta la doctora.

Hace algunos años compartíamos un estudio en el que se encontró que amamantar al bebé podría reducir el riesgo de padecer depresión postparto, sin embargo en ese mismo estudio, descubrieron que en el caso de las madres que no lograron amamantar, el riesgo de padecerla aumentaba a más del doble, lo que coincide con las creencias expresadas en esta nueva encuesta.

La lactancia, algo que no es fácil para todas

Lactancia Materna

Es verdad que la leche materna es lo mejor que podemos darle a nuestros bebés, tenemos decenas de estudios que lo respaldan y cada día continúan saliendo a la luz nuevos beneficios de la lactancia tanto para ellos como para las madres. No hay ninguna duda, la lactancia es lo mejor.

Sin embargo, aunque existen campañas muy efectivas para que todas las personas conozcan y entiendan su importancia, no es tan visible o común el abordar de manera pública situaciones difíciles ni se observan iniciativas que vayan dirigidas específicamente a las madres que están teniendo dificultades con ella. Hace algunos años, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría dio a conocer que la mitad de las mujeres abandona la lactancia a los tres meses del bebé.

Entonces, ¿qué nos dice todo esto? En primer lugar, nos recuerda que la lactancia no es fácil para todas las madres. En mi caso en particular, tuve muchos problemas, me faltó apoyo y el saber que no tuve la lactancia que esperaba, sí afectó mi confianza como mamá durante el primer año de vida de mi hija. Sentía que había fallado porque no logré darle lo mejor, lo que ella merecía y me preguntaba por qué otras madres sí podían y yo no.

Y es que desafortunadamente, aunque la intención sea promover la lactancia, muchas veces esto no se hace de la mejor manera. La presión social en las madres recientes que están teniendo problemas para mantener o iniciar su lactancia es muy grande. Y con eso no hablo de que simplemente debemos dejar de recomendar que amamanten, sino que debemos buscar otras formas de ayudar.

¿Qué podemos hacer para cambiar?

Madre Triste

Necesitamos cambiar y mejorar las estrategias para apoyar a las madres que tienen dificultades con la lactancia, ya que existen diferentes motivos, tanto físicos como psicológicos, por los que esto podría estar ocurriendo. Algunas cosas que podemos hacer, pueden ir desde hablar más acerca de experiencias realistas y de cómo fueron resueltas, hasta de la creación de programas o talleres que incluyan a la familia cercana, para que las madres cuenten con una red de apoyo fuerte.

Comencemos por preguntar de manera amable a las madres cómo llevan su lactancia, en qué podemos ayudarles y sobretodo, mostrando empatía por su situación particular. Sin criticar, ni juzgar. Todas hacemos lo mejor que podemos, y cuando somos madres recientes, necesitamos todo el apoyo y orientación posible.

Fotos | iStock
Vía | MSN
En Bebés y más | Amamantar al bebé podría reducir el riesgo de depresión postparto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio