Carta a una madre divorciada o separada: no estás sola y todo saldrá bien

Carta a una madre divorciada o separada: no estás sola y todo saldrá bien

Publicidad

Cuando comenzamos a formas nuestra propia familia al unirnos con una pareja y empezamos a tener hijos, seguro que todos esperamos o pensamos que siempre estaremos juntos. Pero a veces las cosas no resultan así y esas relaciones terminan a en una separación o divorcio.

Como mujer y mamá que ha pasado por esta experiencia, hoy quiero dedicar unas palabras de apoyo a las madres divorciadas, para que sepan que no están solas y las cosas mejorarán.

Carta de apoyo a una madre divorciada

Madre Hija

Existen diversos motivos por los que una pareja decide separarse, y aunque no conozco el tuyo, si estás leyendo estas líneas es porque probablemente has pasado por ello recientemente o estás considerando esa posibilidad.

Cuando ocurre un divorcio o separación y hay hijos de por medio, a veces caemos en una serie de dilemas, preguntas y conflictos que hacen todo ese proceso aún más difícil. Es común intentar buscar culpables o sentir que hemos fallado, pero debemos intentar evitarlo.

Yo misma viví todo ese proceso hace un año, cuando tomé la decisión de separarme y posteriormente, divorciarme. Si crees que aún hay esperanza de recuperar su relación, háganlo posible: vayan a terapia, mejores su comunicación, sean equipo y luchen por salir adelante.

Pero si la ruptura ya es definitiva, entonces tengo algunas palabras para compartir. Desde luego, todo esto lo digo y comparto a raíz de mi experiencia, por lo que mis palabras van dirigidas hacia una madre, pero de igual forma podrían servirle también a un padre.

Lo primero que quiero decirte es: no será fácil al principio. En realidad, será probablemente la etapa más difícil y complicada. Y es que al tener hijos, el proceso de una separación o divorcio es aún más pesado, doloroso y complicado. Pero no siempre será así y las cosas eventualmente mejorarán.

Al principio es muy normal experimentar algunos sentimientos negativos como culpa o decepción, porque al ser madres, somos las responsables de que nuestros hijos tengan una vida plena y feliz, y al pasar por algo así, podemos sentir que les hemos fallado.

Mi principal pensamiento durante los primeros días y lo que me hacía alargar y evitar el momento de la separación definitiva, era la culpa. Sentía que elegir terminar una relación de pareja en la que no era feliz era algo egoísta, pues de alguna forma le negaría a mi hija él crecer y vivir el día a día al lado de su padre.

Madre Abrazando A Su Hijo

Pero si algo me ha enseñado la maternidad con el paso de los años, es que para que los hijos estén bien, primero debemos estarlo nosotras. Así que finalmente entendí que lo correcto era hacer aquello que nos permitiera a todos estar mejor. Y en nuestro caso, fue un divorcio.

Lo segundo que quiero decirte, y que probablemente ya te hayas dado cuenta o lo supongas, es que las cosas se sentirán más pesadas, tanto emocional como físicamente. Esto no es necesariamente algo malo, simplemente es una realidad, pues ya no se compartirá la responsabilidad en todo momento con otra persona.

Es verdad que aún la crianza será de los dos, pues la separación es únicamente entre la pareja, pero si la custodia es tuya, el trabajo aumentará. Admito que a veces desearía poder dividir la responsabilidad con alguien en partes iguales, pero la energía extra que invierto, se compensa con la paz y tranquilidad que ahora tengo.

Un consejo que me gustaría darte justamente sobre este punto, es que te rodees lo más que puedas de gente que te ayude. Y con ayudar no me refiero únicamente a que te apoyen cuidando a tus hijos cuando necesites hacer algo, sino a que cuentes con un grupo o círculo de apoyo emocional, con quienes puedas desahogarte libremente para no hacerlo frente a tus hijos.

Dicho todo esto, me gustaría que recordaras tres frases o puntos clave como mamá divorciada: no estás sola, no es tu culpa y no eres mala madre por no poder con todo. Estar sola puede ser difícil y hacer la maternidad aún más agotadora, pero intenta siempre trabajar en ti, para que seas feliz y así tus hijos también lo sean.

Fotos | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio