Agradezco sus opiniones, pero mi hija seguirá yendo a contramarcha

Agradezco sus opiniones, pero mi hija seguirá yendo a contramarcha

Publicidad

He tenido este artículo rondando por mi cabeza desde que mi hija cumplió su primer año de edad. Ahora está por cumplir los tres años en poco más de un mes y creo que es buen momento para compartírselos.

El tema de las sillas para el coche es uno de los que más me interesa en cuanto a cuestiones de seguridad infantil. Y como defensora de su uso correcto, he tenido que pasar en ocasiones por pequeñas discusiones con algunas personas a las que no les parece que mi hija aún vaya con la silla "al revés".

Los consejos siempre los agradeceré

Me gusta cuando las personas se toman la molestia de darme algún consejo que piensan puede servirnos a mí y a mi hija. Aunque mi hija sea mayor o yo tenga veinte hijos más (bueno, tantos no), siempre agradeceré cualquier consejo que puedan proporcionarme.

Pero también me gusta ser una mamá informada. Vivimos en una época en la que la tecnología pone a nuestro alcance muchísima información que antes no teníamos. Me parece asombroso como cada día vamos descubriendo más y más cosas que ayudan a que nuestra maternidad la tomemos de una manera consciente, informada y responsable.

Desafortunadamente, aunque la información esté colgada por todos lados, aún hay temas que continúan siendo desconocidos para muchas personas. Y es justamente esa falta de información algo que a veces convierte un comentario o consejo bien intencionado, en algo que podría ser incómodo y hasta molesto.

La silla a contramarcha hasta los 4 años

Un par de meses antes de que mi hija cumpliera su primer año, comencé a investigar para saber cómo debía ser la silla que utilizaríamos después, ya que la que tenía y que es como un huevito, le estaba quedado pequeña (somos bastante altos en la familia).

Ahí fue cuando descubrí que viajar a contramarcha es más seguro y que los niños deben seguir yendo así en el coche hasta al menos los dos años. Tiempo después supe que los expertos recomiendan que vayan a contramarcha hasta los 4 años.

Sin embargo, debido a la falta de información que les comento, muchos padres y madres se emocionan mucho cuando su bebé cumple su primer año porque creen que ha llegado el momento para voltear su asiento y que su hijo pueda ir en el sentido de la marcha. Por alguna razón pensamos que por el hecho de cumplir un año "ya no es un bebé", sin embargo su cuerpo aún es muy pequeño y delicado.

¿Qué hacer cuando te insisten en voltearla?

Después de comparar varios modelos por fin elegí uno que "cumplía con las 3 b", como decimos en México: bueno, bonito y barato. Podía ser utilizado tanto a contramarcha como en el sentido de la misma, no era demasiado gigante ni estorboso y nos costó alrededor de $150 dólares menos que otros modelos que simplemente tenían más adornos o portavasos. Cumplía con todos los requerimientos necesarios para que mi hija viajara segura y cómoda y eso era lo más importante.

Cuando lo instalamos, algunas personas notaron cómo habíamos colocado su asiento y de ahí salió una lista de comentarios y preguntas que tuve que escuchar en muchas ocasiones:

  • ¿Por qué la traes al revés?
  • Ya voltéala, ya tiene un año.
  • Pobrecita, la traes ahí sufriendo.
  • Mira como tiene sus piernas "echas bola".
  • ¿Así la llevas siempre?
  • Qué mala eres, la dejas sola allá atras.
  • Dale la vuelta para que pueda verlos, seguro le da miedo irse así.
  • Apenas cabe, ya ponla como debe de ir.

Y fácilmente podría citar más frases como estas. Debo admitir que al principio me sentí atacada. Cada vez que les explicaba la razón me miraban como si estuviera loca y me sentía muy presionada. Llegué a preguntarme si estaba exagerando o era demasiado paranoica. Pero con el tiempo comprendí que simplemente no toda la gente conoce esta información, así que tomé otra postura al respecto.

Me propuse ser paciente y no tomar las cosas personales. Le explicaría amablemente a quien deseara saber más sobre el tema y no dejaría que me afectaran las opiniones de las personas que criticaban mi decisión, que yo sabía estaba bien fundamentada.

Al final, quien verdaderamente sabe y conoce lo que es mejor para un hijo es su propia madre. Seamos madres informadas, ejerzamos la maternidad de una manera responsable y siempre que podamos compartamos el conocimiento. ¿Y sobre las opiniones y consejos no solicitados? Escuchemos, agradezcamos y tomemos nosotras la decisión que creamos conveniente.

Foto | iStock
En Bebés y más | Ambas bebés sufrieron el mismo accidente de coche: la que iba en una silla a contramarcha salió ilesa, la otra sufre graves daños, Los bomberos de Madrid explican por qué los niños tienen que viajar a contramarcha

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio