¡Llama a tus amigas! Según un estudio, tenerlas cuando eres madre ayuda a mejorar el desarrollo cognitivo de tus hijos

¡Llama a tus amigas! Según un estudio, tenerlas cuando eres madre ayuda a mejorar el desarrollo cognitivo de tus hijos

Publicidad

Antes de ser madre no sabía absolutamente nada acerca de la maternidad. Incluso ahora con mi hija de cuatro años, sigo considerándome una novata inexperta en la mayoría de los temas de crianza y todo lo que ésta conlleva. Pero hay una cosa que sí sé: ser madre es más fácil si se tiene una tribu, y además, creo que aporta muchos beneficios.

Pero si no me creen a mí, dejen que sea la ciencia quien se los explique: un nuevo estudio encontró que tener amigas cuando eres madre ayuda a mejorar el desarrollo cognitivo de tus hijos. Te compartimos por qué.

Por qué es importante tener amigas cuando eres mamá

Antes de compartirte el estudio y los resultados de éste, me gustaría explicar un poco por qué considero que es muy importante que las madres contemos con amigas cercanas. Sé que la maternidad pone a prueba muchas cosas, y una de ellas, es la amistad que tenemos con algunas personas.

No es raro que cuando nos convirtamos en madre perdamos algunas amigas, pues nuestro ritmo de vida cambia y a veces un cambio como éste hace que nos distanciemos de las personas. Pero eso no significa que nos quedemos solas o que no podamos hacer nuevas amigas.

De hecho, creo que la maternidad es una oportunidad perfecta para probar conocer nuevas personas, que quizás puedan comprender un poco más nuestro nuevo ritmo de vida. Aclaro que esto no quiere decir que si tenemos amigas sin hijos no sigamos manteniendo la amistad (¡de hecho tiene muchos beneficios tenerlas!), pero cuando tenemos amigas que también son madres, hay muchas cosas positivas para nosotras.

Por un lado, tenemos con quien compartir todas las aventuras y desventuras de esta fantástica experiencia llamada maternidad, desde nuestras dudas y miedos, hasta esos momentos de incertidumbre, como cuando sentimos que perdemos un poco de nuestra identidad al convertirnos en madres.

Pero además de ser un gran apoyo emocional, tener amigas cuando eres mamá te ayuda a sentirte un poco menos rara, loca o sola. A ellas, por ejemplo no les parecerá extraño que les cuentes acerca de esas cosas raras que sólo a las madres nos suceden y que las personas sin hijos no entienden, ni sentirán asco cuando hables de la caca, babas o vómito de tus hijos.

En general, contar con amigas cuando eres madre hace que todo se vuelva más fácil, que la carga emocional sea más ligera al sentirte comprendida y que tengas con quien descargar un poco de ese estrés que solo entre mamás entendemos. Pero con este nuevo estudio, nos damos cuenta que los beneficios de tener amigas no sólo son para nosotras, sino también para nuestros hijos.

El estudio

Grupo Mujeres

Publicado en la revista JAMA, el estudio analizó la información de más de 1.000 familias, examinando el círculo social de cada una de ellas. De acuerdo con el estudio, cada madre tiene en promedio 3.5 "apoyos sociales".

Se encontró que a mayor número de amigas o "apoyos sociales", sus hijos obtenían mejores resultado en pruebas de desarrollo cognitivo temprano, mientras que en el caso de quienes tenían menos amigas o no tenían ninguna, sus hijos obtenían una puntuación menor.

En entrevista para Reuters, la investigadora y coautora del estudio Kaja LeWinn explica por qué sucede esto:

"Fuera del contexto familiar, las madres con redes sociales más amplias tienen la posibilidad de tener a su alcance algunos recursos que les ayuden a minimizar algunas de las cargas asociadas con la crianza", comenta.

Ella comenta por ejemplo, que ésto no sólo se refiere al apoyo físico con ciertas actividades o tareas, como cuidar a los hijos cuando están enfermos o ayudar a llevarlos de un lugar a otro en su coche, sino también, al apoyo emocional y mental, algo de lo que las madres necesitamos mucho.

Y es que tener alguien con quien hablar, desahogarte e incluso recibir un abrazo, es algo que puede provocar una gran diferencia en las madres. Al tener soporte emocional se reduce el estrés y mejora la salud mental de las madres, lo que está asociado de forma positiva con el desarrollo cognitivo de los niños.

Mi experiencia

En alguna ocasión te compartí mi experiencia siendo la única de mi grupo de amigas que ya es mamá, en la que hablaba acerca de las ventajas y desventajas que esta situación tenía para mí. Por un lado, es lindo ser la primera en tener hijos porque todo es nuevo y sorprendente para todas, pero por otro, a veces cuesta un poco hablar de ciertos temas pues ellas no los han vivido.

Y aunque quizás mis amigas que están físicamente cerca no son mamás, sí que tengo muy buenas amigas con hijos en otras ciudades y con las que he conectado gracias a mi blog y las redes sociales. A la mayoría ya he tenido la fortuna de conocerlas en persona y fortalecer nuestra amistad al desvirtualizarla, y debo decir, que incluso estando lejos, su compañía y apoyo trasciende la distancia.

Así que, con o sin hijos, tener amigas es algo que me hace muy feliz, porque sé que cuento con personas cercanas a mí, que se preocupan por mi bienestar, y que me ayudan a tener momentos de desestrés y distracción, en los que olvido por unos minutos la rutina y disfruto el momento. Y bueno, si ver y hablar con mis amigas también ayuda al desarrollo de mi hija, pues qué maravilla, ¿no?

Fotos | iStock
Vía | Scary Mommy

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio