Mantras para mamás: siete frases para días difíciles

Mantras para mamás: siete frases para días difíciles

Publicidad

Ser mamá es probablemente una de las experiencias más enriquecedoras y complejas que podemos vivir como mujeres. Es algo que nos ayuda a crecer y conocer fortalezas que no sabíamos que teníamos, así como debilidades que no sabíamos que podían existir. En general, es algo muy bonito y poderoso.

Pero también, ser mamá implica pasar por algunos momentos tensos, complicados o difíciles, en los cuales podemos sentirnos estresadas o desbordadas. Para esos días, hay algo que podemos hacer: decirnos algo positivo o tranquilizador. Te compartimos algunos mantras para mamas.

Qué es un mantra

Un mantra es una palabra sánscrita que se refiere a ciertos sonidos (sílabas, palabras, fonemas o grupos de palabras) que de acuerdo con algunas creencias, tiene un poder psicológico o espiritual. La palabra 'mantra' puede traducirse como "liberar la mente" o "herramienta para el control de la mente".

En el día a día, se comenzó a llamar mantras a esas afirmaciones o frases positivas que nos inspiran o que nos motivan, y que también pueden ayudarnos a redirigir nuestros pensamientos y controlar nuestra mente, haciendo que volvamos a un estado de tranquilidad, paz y/o armonía.

Como mamás, un mantra adecuado a nuestras necesidades, puede hacer que volvamos a mantener la calma o a motivarnos, especialmente cuando estamos teniendo un día difícil o complicado. La idea es que cuando estemos justamente en uno de estos momentos, recordemos una de esas afirmaciones para volver a sentirnos tranquilas y nos la digamos a nosotras mismas, ya sea en voz alta o solo de forma mental.

Siete mantras para mamás

Mujer Ojos Cerrados

Seguramente la mayoría de las personas estamos familiarizados con el mantra 'om', utilizado con frecuencia en clases de yoga. Y aunque es un mantra que tiene un efecto sedativo por las vibraciones que produce en el cuerpo, cuando somos mamás y estamos en un momento complicado, necesitamos algo que no sólo nos relaje, sino que nos ayude a cambiar nuestra actitud.

Estos son algunos de los mantras que puedes decirte a ti misma cuando te encuentres estresada, sobrepasada o sientas que tu paciencia está desapareciendo. Cierra los ojos, respira profundo y recita el que necesites.

Es sólo una etapa

Nuestros hijos pasan por distintas etapas durante su desarrollo y crecimiento. Algunas de ellas ponen a prueba nuestros conocimientos y otros nuestra paciencia. Pero debemos recordar siempre que son solo eso: etapas.

Algún día, tu bebé dejará de despertarse cuatro veces por noche. Algún día, tu hijo se comerá las verduras en lugar de jugar con ellas y lanzarlas al piso. Algún día, los berrinches serán cosa del pasado porque tu hijo aprendió a conocer y regular sus emociones. Algún día, tu bebé será un adulto.

Si en este momento no duermes lo suficiente, si no tienes ni un minuto libre porque todo lo tienes que hacer por él, o no logra entender aunque le expliques una y otra vez, no desesperes. Es sólo una etapa.

Yo puedo

Cuando somos mamás por primera vez, podemos llegar a sentirnos inseguras acerca de nuestra capacidad para criar y cuidar a nuestros hijos. Habrá algunos momentos en los que sintamos que no somos capaces de hacer ciertas cosas o que no estamos a la altura de la idea que tenemos acerca de cómo ser una "buena madre".

Pero en realidad, tenemos la capacidad para hacer mucho más de lo que imaginábamos. Tal como te comentaba al principio, ser mamá nos hace conocer fortalezas que no sabíamos que teníamos. Confía en ti, sigue tu instinto y recuerda decirte: Yo puedo.

Sólo es un mal día

Hay ocasiones en las que parece que nos levantamos con el pie izquierdo: se nos hace tarde, olvidamos el lonche de los niños, salimos de casa y dejamos la cartera, la comida nos salió mal y nuestros hijos tampoco cooperan mucho con sus berrinches. En resumen, todo parece salirnos mal. Pero eso es lo que debemos recordar, solo es un mal día y mañana será diferente.

Lo estoy haciendo bien

Esta afirmación va de la mano con la que dice "Yo puedo". Cuando sientas que estás fallando como madre o que las cosas no te salen cómo lo deseas, voltea a ver a tu hijo y él podrá darte varias respuestas. Si tu hijo es un niño feliz y no le falta nada, no seas tan exigente contigo misma y recuerda esto: lo estás haciendo bien.

Soy una buena mamá

El ser o no una "buena mamá" es realmente algo subjetivo. Como te comentaba en otro artículo, cada madre-hijo es un mundo, y lo que pueda definir o no tu desempeño como madre, es el cubrir las necesidades que tenga tu hijo y la relación con él. Cada mamá es única y actúa de acuerdo en lo que le funcione mejor a su familia, así que recuérdalo: eres una buena mamá.

Esto también pasará

Cuando pasamos por experiencias críticas, difíciles o altamente estresantes, podemos llegar a sentir que nos encontramos en un callejón sin salida. Pero como dice la frase: no hay mal que dure cien años y eso que hoy te agobia también pasará.

Respira

Por último, mi favorito: respira. Es sólo una palabra, pero cuando se utiliza en el momento adecuado y concentrándonos en ella, puede hacer maravillas. Cada vez que siento que no puedo más o que mi paciencia parece querer huir por la puerta, inhalo profundo y me digo a mí misma: respira.

Hace años asistí a clases de vinyasa yoga y ahí aprendí a respirar. Suena como a chiste, pero cuando aprendemos a respirar y dejamos de hacerlo como algo automático, aprendemos a relajar también el cuerpo y a regular nuestras emociones, lo que nos ayudará a controlar muchas situaciones de nuestra vida y combatir el estrés.

¿Cuáles son tus mantras como mamá?

Fotos | Pexels
En Bebés y más | La madre que creía que sería y la madre que soy, 11 claves para una maternidad feliz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio