Debido a un brote de sarampión, piden en Nueva York que los niños no vacunados no asistan a las escuelas

Debido a un brote de sarampión, piden en Nueva York que los niños no vacunados no asistan a las escuelas

Publicidad

Las vacunas salvan vidas. Esto es algo que todos sabemos y que la ciencia se ha encargado de comprobar una y otra vez. Enfermedades que antes arrasaban con cientos de vidas han sido controladas y hasta erradicadas gracias a ellas. Sin embargo, aún hay personas que son escépticas ante ellas por diversos motivos y eligen no vacunar, poniendo en riesgo al resto de la población.

En los últimos años se han tomado diversas medidas para frenar el movimiento antivacunas y continuar demostrando lo peligroso que es no vacunarse, pues han ocurrido brotes de enfermedades altamente contagiosas y que pueden tener resultados fatales.

Ahora, debido a un brote de sarampión en Nueva York, el Departamento de Salud ha ordenado a las familias de niños no vacunados que no les lleven a las escuelas en las zonas afectadas por la enfermedad.

Piden no llevar a los niños no vacunados a las escuelas

De acuerdo con información del sitio web del noticiero local NBC New York, el Departamento de Salud envió una carta a los directores de las escuelas que se encuentran en las zonas afectadas por el brote de sarampión, en la que se les ordena que pidan a los estudiantes que no están vacunados que permanezcan en sus casas.

En total, son 39 los casos de sarampión en las zonas de Williamsburg y Borough Park en Brooklyn, donde habitan comunidades de judíos ortodoxos y de los cuales tres enfermos son adultos y el resto niños, cuya edad en promedio es de dos años.

Según información de Fox News, se cree que el brote inició por un niño sin vacunar que se contagió de la enfermedad durante un viaje a Israel, por lo que están solicitando que todos los estudiantes que no han recibido el número requerido de dosis de la vacuna lo haga, de lo contrario no se les permitirá el ingreso a las escuelas, independientemente de si hubo o no niños enfermos en ellas.

Recordemos que algunas comunidades de judíos ortodoxos no vacunan a sus hijos por cuestiones religiosas poniendo en riesgo su vida como sucedió con un niño de 18 meses no vacunado que murió en Jerusalem el mes pasado. La primera muerte por sarampión en 15 años en ese país.

Esta petición no deja exentos a quienes se les había permitido no vacunar por razones médicas o religiosas, algo que hasta este momento se había respetado, pues lo más importante ahora es evitar que siga esparciéndose a otras personas, por lo que todos deberán ser vacunados sin excepción.

El departamento de salud se encargará de realizar auditorías en las escuelas para verificar que todos los estudiantes se encuentren vacunados con las dosis recomendadas, aunque comentan que hasta el momento reportan que solo el 2% de los niños en las comunidades ortodoxas están sin vacunar.

Por qué es importante vacunar

En ocasiones anteriores hemos hablado de los brotes de sarampión que están ocurriendo alrededor del mundo, y que en este año, han batido récord en Europa, con Ucrania como el país más afectado al presentar más de 23.000 casos, una cifra alarmante. En Estados Unidos el sarampión no es tan común gracias a las vacunas, sin embargo no es la primera vez que sabemos de un brote en ese país.

Debemos recordar algo y tenerlo muy claro: el sarampión es una enfermedad altamente contagiosa, que puede presentar complicaciones realmente graves e incluso provocar la muerte en personas que no estén vacunadas. Es causada por un virus y comienza con fiebre, para después producir tos, moqueo y enrojecimiento en los ojos. Lo siguiente que aparece es un sarpullido con puntitos rojos, que empieza en la cabeza y se extiende al resto del cuerpo.

Cuando decimos que es altamente contagiosa, es porque se propaga muy fácilmente por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Es tan contagioso que si una persona tiene la enfermedad, el 90 por ciento de las personas a su alrededor también se infectarán si no están protegidas.

De ahí la importancia de las vacunas y de cumplir todas las dosis recomendadas (la Asociación Española de Pediatría recomienda la administración de dos dosis: una a los 12 meses y otra de recuerdo entre los 2 y los 4 años de vida), ya que los problemas de contagio pueden aparecer si no se administra la segunda dosis.

Recordemos que es nuestra responsabilidad como padres vacunar a nuestros hijos, para frenar los brotes de sarampión y de cualquier enfermedad, y así evitar muertes innecesarias, como la que compartíamos hace tiempo de un bebé de 18 meses.

Foto | iStock
Vía | Romper

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio