Comparte la historia de su sobrina, enferma de Haemophilus influenzae B, para concienciar de la importancia de vacunar

Comparte la historia de su sobrina, enferma de Haemophilus influenzae B, para concienciar de la importancia de vacunar

Publicidad

Una de las situaciones más complejas para quienes tienen hijos es cuando enferman, y más cuando la enfermedad es relativamente grave y el bebé más bien pequeñito, porque el susto que te llevas es de órdago, y de los que no se olvidan fácilmente.

Un susto similar al que se llevó una pareja al descubrir que su hija de 7 semanas estaba enferma, y que tenía una infección por Haemophilus influenzae tipo B, una bacteria que cuenta con vacuna hace muchos años, y que podría haber provocado un cuadro grave. Según leemos en CafeMom, su tía, viéndola en el hospital con una vía en la cabeza, no dudó en compartir una imagen suya para concienciar de la importancia de vacunar a los bebés y niños.

Qué es el Haemophilus influenzae tipo b

Es una bacteria que produce infecciones potencialmente graves, sobre todo si el contagio se produce en niños menores de 5 años. Tan graves como que puede afectar al pulmón, al oído, a la laringe y, lo peor de todo, a las meninges, pudiendo provocar una meningitis (infección a nivel cerebral).

El Haemophilus influenzae tipo b (Hib) es una bacteria que se contagia de persona a persona, que puede estar en la garganta y/o en la nariz, sin producir enfermedad, siendo la persona portadora. Si hay contagio, puede también acabar penetrando en el organismo, produciendo finalmente una infección grave.

¿Nunca habías oído hablar de ella?

Haemophilus2

Los médicos que trataron a la niña sí habían oído de su existencia, pero no habían tratado nunca a ningún niño por tal infección. Y es que gracias a la vacunación masiva desde hace muchos años, la frecuencia de infecciones y el número de portadores se ha reducido en gran número. Tanto, que se considera que la enfermedad está controlada en la mayor parte de países desarrollados.

¿Cómo pudo acabar contagiándose?

Tal y como cuenta su tía en Facebook, la pequeña tenía 7 semanas de edad cuando contrajo la enfermedad. Eso quiere decir que aún no estaba vacunada (la primera dosis se administra a los dos meses de vida). Por suerte, el tratamiento antibiótico se inició a tiempo, y la punción lumbar a la que sometieron a la cría, para ver si había afectación a nivel cerebral, dio negativo.

La intención de compartirlo fue que la gente conociera la bacteria, que supiera que aún existe, que aún puede suceder, lo grave que puede llegar a ser, y que en este caso le pasó a una niña que, simplemente, no estaba protegida aún por no haber llegado a la edad de vacunación.

Y es que las vacunas no se administran solo para proteger a quienes se vacunan (teniendo en cuenta que ninguna vacuna consigue proteger al 100%), sino también para proteger al resto de vacunados y no vacunados, entre ellos aquellos bebés que aún son pequeños para estar vacunados, y aquellos niños que tienen alguna enfermedad o alergia a algún componente, y no pueden vacunarse.

Ahora la niña ya ha sido dada de alta, por suerte sin más repercusiones, y sus familiares tendrán que tratarse también para evitar que se conviertan en portadores de la bacteria.

¿Y eso que lleva en la cabeza?

Una vía. Una vena canalizada en la cabeza para poder administrarle medicamentos. Queda muy aparatoso, pero no es más que eso. Lo importante, más que la imagen, es la historia: una bacteria que puede ocasionar cuadros potencialmente graves, que puede evitarse a través de la vacunación sistemática con la vacuna hexavalente; esa que se administra a los dos meses de edad, si los padres están de acuerdo con ello.

En Bebés y más | La vacuna del "Haemophilus influenzae" tipo b: todo lo que hay que saber, La OMS vuelve a advertir de los peligrosos mitos sobre la vacunación, Francia impondrá en 2018 la vacunación obligatoria para menores de dos años, ¿para cuándo España?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio