Muere un bebé de dos semanas a causa del virus del herpes simple, que contrajo a través de un beso

Muere un bebé de dos semanas a causa del virus del herpes simple, que contrajo a través de un beso

Publicidad

Por desgracia, no es la primera vez que nos hacemos eco de este tipo de noticias, pero creemos importante darle difusión para informar sobre los peligros que acarrea el virus del herpes simple en recién nacidos y bebés de corta edad.

Este virus, que principalmente se transmite a través de la saliva, fue responsable de la muerte de un bebé de dos semanas en Reino Unido, y sus padres han querido compartir su historia para concienciar a todas las familias sobre los riesgos que supone que otras personas besen a los recién nacidos.

Contrajo el virus del herpes a través de un beso

Kiara tenía tan solo diez días de vida cuando sus padres la llevaron al hospital ante un descenso brusco de peso. Nació el pasado 30 de julio, y hasta el momento de su ingreso hospitalario era una bebé sana.

Durante los días que permaneció en el hospital, los médicos le hicieron todo tipo de pruebas para averiguar qué le ocurría, pero el estado de salud de la pequeña era tan delicado que enseguida desarrolló una sepsis y falleció.

El virus que acabó con la vida de la recién nacida fue el del herpes simple (VHS), que los médicos aseguraron que contrajo a través de un beso. Este virus, responsable del herpes labial y genital en las personas adultas, es extremadamente peligroso en los bebés, cuyo sistema inmunológico es aún inmaduro para luchar contra él.

Sus padres, desconsolados, han querido compartir la historia de su pequeña para alertar de la gravedad de este virus, y la importancia de evitar que nadie bese a los bebés de otras personas. Así lo manifestaba su madre, Kelly Ineson, en el Daily Mail:

"Los médicos nos han preguntado si recordamos de alguien con herpes o molestias en los labios besando a nuestro bebé, pero la verdad es que no lo recordamos. Ni en mis peores pesadillas imaginé que un beso podría matar a mi bebé, y no quiero que otros padres pasen por lo mismo"

Un virus agresivo pero muy poco frecuente

Desde la Asociación de Virus del Herpes de Reino Unido insisten en afirmar que aunque agresivo, este tipo de virus es infrecuente en lactantes, y una causa "muy inusual de muerte neonatal". Según la Asociación Española de Pediatría de atención primaria, en España no se disponen de datos oficiales recientes, si bien un estudio de 2016 habla de tres casos en una muestra de 3.401 lactantes, aunque son datos que no pueden confirmarse.

Hay dos tipos de este virus, el VHS tipo 1 que es el que normalmente afecta a los labios, aunque puede producir también herpes genital, y el VHS tipo 2, que suele producir herpes genital, pero a veces afecta a la boca.

Aunque en los adultos no es grave, en los recién nacidos o bebés muy pequeños sí puede llegar a serlo, pues su sistema inmune es todavía inmaduro y la infección podría propagarse rápidamente y afectar a los órganos vitales. Como ha ocurrido en el caso de esta bebé.

Un bebé puede ser infectado por el virus del herpes simple a través de tres canales:

  • Infección intrauterina (la forma más rara de contagio, con menos del 5% de los casos)

Ocurre cuando la madre contrae el virus durante la última etapa del embarazo (aproximadamente, seis semanas antes del parto), no dando tiempo al desarrollo de anticuerpos que puedan proteger al bebé.

  • Infección neonatal (la forma más frecuente de contagio, con un 85% de los casos)

En este caso, la AEPap habla de un riesgo de infección en el bebé de entre un 50-57%, si la infección materna es primaria, y de menos del 2% si se trata de infecciones recurrentes.

Ocurre por el contacto del recién nacido con las secreciones genitales del canal de parto infectado, sea sintomático o asintomático. La mayoría de las infecciones neonatales (70%) tienen lugar en madres con infección asintomática durante el parto, por lo que no pueden realizarse medidas preventivas.

Pero en caso de que la madre muestre síntomas de herpes genital previos a la rotura de bolsa, o lesiones activas cuando ya s eha producido la rotura de bolsa, los expertos aconsejan realizar una cesárea.

  • Infección posnatal (ocurre en un 10% de los casos)

Se produce por el contacto directo del recién nacido con el virus del herpes simple (a menudo a través del herpes labial), o por contacto con la saliva de una persona con la infección, por ejemplo, mediante un beso en los labios o cerca de la boca. De ahí la importancia de educar sobre las medidas de higiene y contacto para disminuir los riesgos de transmisión.

En el caso de que la madre tenga herpes labial, la AEPap recomienda utilizar mascarilla, no besar al bebé y cubrir las lesiones cutáneas.

Según la Asociación de Virus del Herpes, el problema de esta forma de contagio es que muchas personas no saben que son portadoras del virus, ya que solo uno de cada tres presenta síntomas que conducen a un diagnóstico, o incluso a veces los síntomas son tan leves que pueden pasar desapercibidos.

Por eso, cuando visitemos a un recién nacido es de vital importancia asegurarse que no estamos enfermos, extremar las medidas de higiene a la hora de tocarle o cogerle en brazos, y, sobre todo, no besarle cerca de los labios.

Fotos iStock

Más información Infección neonatal por virus del Herpes Simple

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio