La vacuna contra la bronquiolitis administrada durante el embarazo, podría estar disponible en 2021

La vacuna contra la bronquiolitis administrada durante el embarazo, podría estar disponible en 2021

Publicidad

La bronquiolitis es una de las enfermedades respiratorias típicas del invierno, y la que produce más hospitalizaciones y visitas a urgencias en niños menores de dos años. Y es que son los bebés y niños de corta edad quienes sufren las peores consecuencias de esta enfermedad, que provoca cerca de 120.000 muertes anuales en todo el mundo.

La comunidad científica lleva mucho tiempo trabajando en conseguir una vacuna eficaz contra el virus respiratorio sincitial (VRS) causante de la bronquiolitis, y muy pronto podría estar disponible para ser administrada a las embarazadas en el último trimestre de la gestación.

Podría estar disponible en 2021

vacuna

La noticia ha sido publicada por la Fundación Infant, en Argentina, y el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría se ha hecho eco de ella. Y es que sin duda es una importante novedad para los millones de bebés y niños de corta edad que son hospitalizados cada año en el mundo por culpa del virus VRS, responsable de la bronquiolitis.

La vacuna, de la que ya os hablamos hace algunos meses y en cuyo ensayo mundial está participando el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, podría estar disponible en el año 2021, según ha afirmado en una entrevista el doctor Fernando Polack, director de la Fundación Infant.

Se administraría a las embarazadas en el último trimestre de la gestación, con el fin de pasarle los anticuerpos al bebé y protegerle de la enfermedad en sus primeros meses de vida; al igual que actualmente se hace con la vacuna de la tosferina.

Y es que es en las primeras semanas y meses cuando los bebés tienen más riesgo de contagio por el VRS y, en consecuencia, más riesgo de padecer bronquiolitis y otras afecciones respiratorias.

También se estudia otra vacuna para el bebé

Pero al margen de esta vacuna para embarazadas, recordemos que también se está trabajando paralelamente en una vacuna para el bebé contra el virus VRS, pero todavía se encuentra en la primera fase de desarrollo.

También se está estudiando una vacuna contra el metaneumovirus (MNV), responsable de la neumonía y causa principal de muerte entre los menores de cinco años en todo el mundo, siendo los niños de los países con menos recursos los que más sufren sus terribles consecuencias.

Aunque ambas vacunas administradas al bebé podrían estar muy cerca, todo parece indicar que será la vacuna contra el VRS administrada a las embarazadas la que tengamos a nuestro alcance más pronto, si bien todavía tocará esperar algunos años.

Medidas preventivas contra el VRS

Y mientras llega la vacuna que proteja a los bebés de este grave virus respiratorio, los padres podemos llevar a cabo ciertas medidas preventivas para tratar de evitar el contagio:

  • Lavarse las manos con frecuencia: el lavado de manos es la mejor prevención para el contagio, tanto de este como de cualquier virus.

  • Si hay un bebé en casa, lavarse y hacer que los demás se laven las manos antes de cogerlo o tocarlo. Los menores de un año son muy propensos al contagio.

  • Proteger especialmente a niños prematuros y bebés con cardiopatías congénitas, con Síndrome de Down y aquellos con enfermedades respiratorias.

  • Es un virus resistente y mantiene su capacidad de contagio durante varias horas, por tanto evitar el contacto con personas infectadas, así como con su ropa u objetos personales.

  • Evitar compartir chupetes, biberones, juguetes y utensilios, en la medida de lo posible. Si el niño lleva vaso o taza a la guardería mantenerlo siempre limpio. Si lleva chupete, guardarlo siempre en dentro de un portachupetes.

  • Evitar entornos cerrados y hacinados, y espacios con humo, así como ventilar las habitaciones a diario.

  • Los niños con bronquiolitis no deben acudir a la guardería.

  • Mantener limpias las superficies que están en contacto con el bebé.

  • Utilizar pañuelos desechables y tirarlos después de cada uso.

Igualmente, desde la Fundación Infant también se apunta a la dieta de la madre durante el embarazo como una medida preventiva a considerar, pues una investigación realizada por la propia fundación reveló que los bebés nacidos de madres que habían llevado una dieta rica en carbohidratos durante la gestación, tenían ocho veces más probabilidades de sufrir bronquiolitis que el resto.

También el hecho de alimentar al bebé con lactancia materna exclusiva durante sus seis primeros meses, reduce en un tercio las posibilidades de sufrir infecciones respiratorias.

Foto | iStock

Vía | Visión Sustentable

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio