Antes de ser madre me sentía aterrada, pero ahora veo que tampoco me ha salido tan mal

Antes de ser madre me sentía aterrada, pero ahora veo que tampoco me ha salido tan mal

Publicidad

Tener hijos es probablemente la aventura más grande, impredecible, retadora y al mismo tiempo, maravillosa y muy satisfactoria que podemos vivir. Es sin duda una experiencia que no sólo nos hace desarrollar talentos o habilidades que no sabíamos que teníamos, sino que también nos ayuda a crecer como personas.

Pero hay algo que debo confesarte hoy, y es que yo dudaba mucho acerca de mis capacidades. Antes de ser madre me sentía aterrada, pero ahora puedo darme cuenta que tampoco me ha salido tan mal.

Siempre supe que sería madre algún día. Tener hijos fue algo que ha estado en mis planes desde que era muy joven, y si bien no es mi única meta ni la más importante de mi vida, es algo que siempre deseé hacer y vivir.

Sin embargo, a pesar de que mis deseos de ser madre estuvieron presentes en mi pensamiento durante mucho tiempo, también me ocurría algo con lo que quizás podrán sentirse identificadas algunas madres, sobre todo las primerizas: estaba aterrada.

Mama Besando Hijo

De hecho, hace algún tiempo te compartía una reflexión en la que hablaba sobre la madre que creía que sería y la madre que soy, y en ella una de las cosas que comentaba era justamente que ser madre me aterraba. No porque no deseara serlo, sino porque tenía mil miedos y dudas.

Sí, quería tener hijos, vivir un embarazo, cuidar a un bebé, tener toda esa ilusión que se siente al esperar un hijo y pensar en que se pasen rápido los días para poder conocerlo. Pero el temor a lo desconocido y a esa experiencia que jamás había vivido, era lo que me asustaba.

No tenía contacto con niños, ni siquiera a través de algún sobrino, pues ni siquiera tenía familiares cercanos con niños pequeños. Y personalmente creo que ningún libro, blog o revista te prepara realmente para ser mamá. Puedes leer, estudiar, aprender y tener toda la teoría en tus manos, pero en la práctica las cosas pueden ser muy distintas.

Pero finalmente, ahora que mi hija tiene cuatro años, es que he logrado entender un poco cómo es que funciona este asunto de la maternidad. Con esto no quiero decir que sea una experta, vamos, que no llevo ni un lustro siendo madre, pero con el tiempo he ido aprendiendo algunas cosas.

Madre Con Hija

Aprendí, por ejemplo, que si bien es verdad que nunca se está realmente listo para tener hijos, cuando llega el momento tu instinto sale a relucir y éste te ayuda en gran parte para saber qué hacer o cómo reaccionar ante ciertas situaciones.

Aprendí -y entendí- que no puedo controlarlo todo y que aprender a soltar es algo necesario cuando se es mamá. Una de las frases que más me gusta decir acerca de tener hijos es esta: la vida con niños pequeños es impredecible. Cada día es una nueva aventura, una nueva experiencia.

Aprendí también, que si bien nosotros como padres somos los encargados de guiar a nuestros hijos, también son ellos quienes nos enseñarán a ver el mundo a través de sus ojos, nos llenarán de emociones nuevas y nos llevarán de la mano, regalándonos muchas lecciones de vida.

Aprendí a confiar más en mí misma y en mi capacidad para maternar. Descubrí habilidades que no sabía que tenía y que fueron desarrollándose de forma natural según las necesidades de mi hija, y también para atender las mías, como administrar los días para tener tiempo para mí también.

Y también aprendí, que aunque parezca que algunas lo tienen todo bajo control, en realidad todas somos novatas en algún momento y vamos aprendiendo sobre la marcha. No hay nada escrito en la maternidad, ni en la vida. Y si hay algo que es cierto, es que no existe la madre perfecta, y todas hacemos lo mejor que podemos.

Desde luego, la maternidad me trajo nuevos y mayores temores que antes no tenía. Pero hoy me doy cuenta que a pesar de sentirme aterrada antes de ser madre, las cosas no me han salido tan mal y al final todo fluye.

Fotos | Pexels
En Bebés y más | La madre que creía que sería y la madre que soy, Mis mejores 21 momentos como madre, Siete cosas que te emocionan cuando eres madre y no hay palabras para explicarlas

Temas
Publicidad

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio